martes, 30 de mayo de 2017

Abismo generacional.

María se soltó de la mano de su madre y cruzó en rojo a la avenida a la carrera.

Por un segundo, que pareció durar  años, ambas quedaron separadas, no podían tocarse, ni oírse. ni siquiera verse.

Una nausea recorrió la garganta de la madre, moviéndose como si fuera un pájaro que se hubiera colado en su boca abierta,  y aleteara en su traquea, luchando por salir de nuevo por ella a la vida y al aire libre.

El semáforo le devolvió a la realidad poniéndose por fin en verde.

Al levantar la mirada la madre se vio a si misma al otro lado de la calle y la niña, al mirar hacia su madre,  vio que esta se había transformado en una anciana.









No hay comentarios:

Publicar un comentario