sábado, 26 de octubre de 2019

Pub Volvoreta "El templo de la pachanga"

Muchos me habéis preguntado qué fue lo que me ocurrió en el "Volvoreta templo de la pachanga" el otro día en Guadalajara, la verdad es que me da un poco de vergüenza y si sois almas sensibles no sigáis leyendo esta desventura mía (Sobre todo que no salga de aquí, será nuestro secreto)

Para relatar lo sucedido antes tengo que deciros que lo primero que hice cuando llegué a esta ciudad fue buscar un restaurante chino.
Como muchos sabéis soy vegetariano, y como en casi todos los menús los primeros vienen siempre cocinados con jamón , bacon, chorizo, gambas, y con toda suerte de partes de animales, y no me gusta andar dando explicaciones a nadie, cuando viajo lo primero que hago es buscar un restaurante chino, donde puedo comer arroz, rollitos y verduras salteadas hasta hartarme.
A fuerza de ir a comer y a cenar todos los días me hice amigo del chino Juan, que era un chaval delgado con gafas, muy simpático, de unos veinticinco años que llevaba en Guadalajara dos.
- Otla vez aquí en China City ¿Te gusta eh?
- Pues claro Juan está todo buenísimo
- Vamos a ponel tu nomble a mesa
Así que la noche de autos mientras cenaba le dije a Juan- Voy a ir a un sitio que se llama "Volvoreta el templo de la pachanga"
a lo que él contestó
- ¡No, no! tu no cael en tlampa Volvoleta,
-Pero Juan, soy un hombre solitario, llevo dos días aquí, necesito amor
- Yo caí al llegal de China en tlampa Volvoleta, tu no cael, pol favol, pol favol, yo avisal
Y allí que me fui sin hacer caso alguno al joven Juan
Llegué al pub a eso delas nueve y media y la camarera estaba abriendo la reja, era una chica guapa, rubia teñida aunque robusta, llevaba un pantalón vaquero ceñido y en la parte de arriba sólo un chaleco de cuero que dejaba ver por todas partes un sujetador raído, azul pálido, que parecía sacado del cesto de la ropa sucia
- Hombre hola, pasa pasa, me dijo como si nos conociéramos de toda la vida, venga un chupito de Jack Daniel`s para celebrarlo
Yo estaba encantado con el recibimiento, acepté el chupito y esa fue mi perdición, porque luego me invitó a otro y a otro. Estaba yo trasegándome una hilera de tres que me había preparado la moza cuando ella llamó por teléfono y le dijo a alguien:
- Sí, sí, tenemos uno, el cepo está lleno
En menos de veinte minutos escuché un ruido tremendo. El Volvoreta estaba en una calle peatonal donde estaban aparcando, esto lo vi cuando se abrió la puerta, unas veinticinco Harleys del "Minaya Alvar Fáñez Motor Club" . Ya sabéis que Minaya Alvar Fáñez era amiguico de el Cid Campeador, y es el héroe de Guadalajara porque la "liberó de los moros".
Los moteros entraron en manada y pronto pude ver que este club era algo muy especial, porque acogía en su seno a personas de todo género y orientación sexual, lo que alegró todavía más mi corazón
Al momento me hice amigo de varios de ellos, del Charli, del Paco, del Rolf y de muchos otros y seguí con ellos con el bourbon. Estos morteros tomaban muchas drogas y me daban a mi muchas drogas también, yo por no parecer descortés me las iba tomando.
De pronto todo se nubló debí perder el conocimiento y al despertarme me vi tumbado sobre la barra, semidesnudo, ataviado con un conjunto de lencería femenina roja con ligas y todo, digo que "me vi" porque en el techo, siguiendo el recorrido de la barra, había un espejo y se habían preocupado de volver a ponerme las gafas después de ponerme el sujetador.
El conjunto no era de mi talla, de eso estaba seguro, porque cada uno de mis testículos asomaba por cada uno de los laterales de las bragas y el sujetador se me clavaba por todas partes. estaba rodeado de vasos de chupito y de moteros que los bebían entre grandes risotadas antes de que la camarera fuera capaz de rellenarlos. Al verme en semejantes circunstancias me desmayé
Me despertaron los gritos del chino Juan que había cerrado el restaurante y consciente del peligro que corría había corrido a rescatarme
- ¡Motelos cablones, dejad en paz al homblecico! ¿No veis que es un homble bueno aunque goldico?
Los moteros se carcajeaban a mandíbula batiente mientras asistían a otra escena de su macabro espectáculo, Juan seguía increpándoles
- Os vais a calgal todo el tulismo de Guadalajala hijos de la glan puta.
Juan me bajó como pudo de la barra, y le costó mucho, porque yo no podía moverme y el triangulillo posterior del tanga y el broche del sujetador habían hecho ventosa con la capa de bourbon que se había ido depositando bajo mi cuerpo. Una vez en el suelo volví a desmayarme.
No sé cómo Juan me puso los pantalones y la chaqueta, un enternecedor pudor juvenil le impidió poner en su lugar mi propia ropa interior, y me llevó al hotel, donde de nuevo en bragas, me depositó en la bañera y me dejó allí, sin enjabonarme ni nada, bajo el agua caliente. El chino se despidió diciendo:
- Qué veldadelo el dicho español "Uno no puede escalmental en cabeza ajena", a lo que siguió un lacónico "adiós".
Cuando logré salir de la ducha y comencé a secarme vi que tenía el cuerpo lleno de rastros de carmín de distintos tamaños y colores que fui quitándome del cuerpo con la toalla. Fue entonces cuando entré al facebook y vi que no podía compartir con vosotros esta experiencia porque estabais todos dormidos ¿para qué entonces había corrido semejante riesgo?
Durante horas después de quitarme aquella ropa interior seguí sintiendo el elastiquillo del tanga a lo largo de todo el lugar donde había estado. Todavía estaba bastante afectado por la ingesta de todo lo relatado, y no quise investigar mucho en mi retaguardia para saber si los miembros del Minaya Motor club habían respetado mi doncelléz o no, aunque en realidad me daba igual, yo había ido al "Volvoreta el Templo de la pachanga" a por una noche de amor y los moteros me la habían dado.
Después de vivir esta aventura tan insensata y tan intensa me relajé y dormí por fin como un niño.

miércoles, 16 de octubre de 2019

Ser o no ser, cierto

Queridos amigos, así entre nosotros y que esto no salga de aquí . Iba paseando por el paseo de la Independencia (Con perdón) y me he pensado:
Soy demasiado bueno para ser cierto, lo noto. Me ha venido así a la cabeza sin poder evitarlo, desde el inconsciente más profundo y después me he preguntado, como no podía ser de otra manera, ¿Qué cosa es uno que no es cierto? y así, cavilando y cavilando, al llegar a la altura de la Basílica de Santa Engrácia he dirigido mis manos hacia a Dios y le he dicho:
Ay Dios mío ¿Por qué no podías haber hecho que me gustaran el fútbol y la cerveza como a todo el mundo? ¿Puedes todavía hacer por mi, que así sea?
Así te lo pido, por favor, Diosito
Amén.

cencerro

Esta tarde he ido a tomarme un café, y a leer pensando que la fiesta estaría ya alicaída y me he sido sometido a la escucha de un disco de salsa donde tocaba al menos un maníaco de cencerro. Las tres primeras escuchas las he soportado gracias a mis cascos y a los Kula Shaker, benditos sean siempre, pero cuando la mocica de la barra, para la cuarta ronda de cencerro, ha subido el volumen he salido en estampida a la calle, pero ay de mi ay infelice ¿Con qué creéis que me he encontrado allí ? ¡Con El Rosario de Cristal!
Esto ha sido mucho peor que lo de disco de salsa, porque al llegar a mi calle la he descubierto llena de megáfonos por donde se transmitía una cancionceta muy parecida al "carrascal, carrascal"  y los rezos de los (Dios me perdone por llamarlos así) : Extremistas católicos, y los llamo así porque es así como ellos llamarían a cualquiera que colgara altavoces por las calles para hacer una gamberrada que no fuera la suya: Extremistas islámicos, extremistas gays o cualquier otra cosa extremista.
Y yo me pregunto ¿Respetan  la TRADICIÓN esos megáfonos MODERNOS que cuelgan por doquier? ¿Le gustaría a Nuestro Señor Jesucristo semejante dispendio? ¿y a nuestra Señora la Virgen del Pilar? y por último ¿Les gustaría a Ellos y a Dios Padre, la cancionceta que se parece a "Carrascal Carrascal" y que se repite hasta la nausea por los megáfonos que no respetan a la tradición ni a nadie?
Por favor Diosito, manda pronto el Segundo Advenimiento porque como tardes mucho estos son capaces de acabar con el Mundo poniendo a marcar el ritmo de la cancionceta a los maníacos del cencerro.

martes, 1 de octubre de 2019

En mis sueños estrella

En mis sueños parto en una nave espacial hacia una estrella lejana y muerta. De ella sólo subsiste su luz, que sigue llegando desde la prehistoria del tiempo

Es este un viaje de millones de años, siempre a la velocidad de la luz, y para él la ciencia me ha provisto de una biblioteca infinita y de un gran gato inmortal, somnoliento y naranja.

Fijo el rumbo para que este coincida con el último haz de luz, que envuelve la nave con una blancura como de leche materna.

Espero con ansiedad el momento en que este último rayo cese y se haga la oscuridad.

Quedarán todavía miles de años de viaje hasta el lugar justo donde habitó la estrella. Entonces, debido a los restos de la gravedad, el tiempo y el espacio se alterarán. Mi gato y yo apenas notaremos nada, un desvanecimiento, un leve ronroneo, un desmayo fatal y entonces ella nos envolverá en su sueño.

Llega por fin el fin del viaje, siento las uñas del gato que escala por mis piernas y se recoge sobre mi pecho. Nos miramos muy de cerca, fijamente, y viéndonos el uno en los ojos del otro brillamos, como si estuviéramos a punto de extinguirnos.