miércoles, 16 de octubre de 2019

Ser o no ser, cierto

Queridos amigos, así entre nosotros y que esto no salga de aquí . Iba paseando por el paseo de la Independencia (Con perdón) y me he pensado:
Soy demasiado bueno para ser cierto, lo noto. Me ha venido así a la cabeza sin poder evitarlo, desde el inconsciente más profundo y después me he preguntado, como no podía ser de otra manera, ¿Qué cosa es uno que no es cierto? y así, cavilando y cavilando, al llegar a la altura de la Basílica de Santa Engrácia he dirigido mis manos hacia a Dios y le he dicho:
Ay Dios mío ¿Por qué no podías haber hecho que me gustaran el fútbol y la cerveza como a todo el mundo? ¿Puedes todavía hacer por mi, que así sea?
Así te lo pido, por favor, Diosito
Amén.

martes, 1 de octubre de 2019

En mis sueños estrella

En mis sueños parto en una nave espacial hacia una estrella lejana y muerta. De ella sólo subsiste su luz, que sigue llegando desde la prehistoria del tiempo

Es este un viaje de millones de años, siempre a la velocidad de la luz, y para él la ciencia me ha provisto de una biblioteca infinita y de un gran gato inmortal, somnoliento y naranja.

Fijo el rumbo para que este coincida con el último haz de luz, que envuelve la nave con una blancura como de leche materna.

Espero con ansiedad el momento en que este último rayo cese y se haga la oscuridad.

Quedarán todavía miles de años de viaje hasta el lugar justo donde habitó la estrella. Entonces, debido a los restos de la gravedad, el tiempo y el espacio se alterarán. Mi gato y yo apenas notaremos nada, un desvanecimiento, un leve ronroneo, un desmayo fatal y entonces ella nos envolverá en su sueño.

Llega por fin el fin del viaje, siento las uñas del gato que escala por mis piernas y se recoge sobre mi pecho. Nos miramos muy de cerca, fijamente, y viéndonos el uno en los ojos del otro brillamos, como si estuviéramos a punto de extinguirnos.